Picanterías fueron la sensación en “Perú Mucho Gusto”

103

Por primera vez en Tacna, la feria gastronómica Perú Mucho Gusto, tuvo una zona especialmente dedicada a las picanterías de Arequipa, Cusco y Lambayeque que fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura en el año 2015.

La meritoria declaración revalora también a las picanterías y chicherías de Tumbes, Piura y La Libertad, y fue concedida a raíz de la investigación realizada por la equipo a cargo de la antropóloga Isabel Álvarez y propuesto por la Universidad San Martin de Porres al sector Cultura.  Esta declaración se otorgó aproximadamente un año después y tomando como base el precedente obtenido por Arequipa el año 2014.

_3

Las largas mesas donde se reúnen indistintamente comensales de diferentes procedencias marcan el imponente acceso a un sector elevado de la feria Perú Mucho Gusto, en el Parque Perú, donde fueron ubicadas las picanterías encargadas de revalorar y difundir nuestro Patrimonio.

La Benita de Characato y Los leños de Yumina, fueron en esta ocasión los encargados de representar a las más de 40 picanterías de la región Arequipa.  Estos locales tradicionales agotaron sus deliciosos potajes tales como el chupe de camarón, rocoto relleno, solterito de queso y la exquisita ocopa arequipeña.

_2

Flanqueando este espacio estuvo presente la representación lambayecana a través del delicioso arroz con pato y el seco de cabrito ofrecido por El Cantaro de Lambayeque; Hanaq Pacha de Cusco tuvo una marcada asistencia de visitantes nacionales y extranjeros que disfrutaron de su peculiar estilo en la preparación del escabeche de gallina y la sarza de patitas.

La tradición, pasión y dedicación que con orgullo demuestran los expositores de nuestra gastronomía peruana en el sector de picanterías se adhiere a uno con solo iniciar una conversación con los entusiastas difusores de nuestro Patrimonio Cultural de la Nación.

IMG_7461

Benita Quicaño Guillen, propietaria de La Benita de Characato, se siente orgullosa heredera de la séptima generación de picanteras en su familia, ella recuerda, “desde los 5 años atizaba la candela junto a mi madre y mi abuela”, ambas de nombre Pastora.  En ese momento viene a su mente la tradición arequipeña que dice “vamos donde las Pastoras a tomar chicha”, que nace de los nombres de sus antecesoras.

A raíz de una dolencia en la espalda, doña Benita no pudo estar en la edición anterior de Perú Mucho Gusto en Tacna, ella vuelve a la ciudad heroica luego de 4 años de ausencia, en esta ocasión, con la frente muy en alto, esto debido a la declaratoria realizada por Cultura a su trabajo, “una persona que tenía picantería era mal vista, hoy en día, nos apoyan y nos ayudan a mantener la tradición”.

IMG_7437

El chupe de camarón fue el potaje de la mayor acogida en el stand de doña Benita, ella revela que uno de los secretos del delicioso plato se encuentra en cocer muy bien el ají colorado molido, que señala lo lleva a su picantería desde el distrito de Ite, en Tacna.

Lambayeque dejó a su paso por Perú Mucho Gusto un legado histórico que orgullosamente se encargan de difundir doña Juana Zunini de Jordán, junto a su heredero, el profesor de gastronomía, Agustín Jordán; y es que para ellos es imperativo dejar claro que la comida lambayecana tiene que llevar zapallo loche, icono de su cocina regional.

Zapallo loche es una milenaria hortaliza que obtuvo la denominación de origen del Indecopi al ser reconocido como un producto que únicamente crece en los fértiles valles de Lambayeque, y que se sabe con certeza fue utilizado por los mochicas en sus alimentos.

Agustín Jordán nos dice, “El zapallo loche es un producto ancestral que diferencia nuestra cocina de la que se prepara en regiones cercanas como Piura y Trujillo”, es por eso que para él experto, “el arroz con pato de Lambayeque es incomparable debido al ingrediente que le da sabor, vida, color, y aroma”; y que orgullosamente pudieron ofrecer a los visitantes de Perú Mucho Gusto que en su décimo tercera edición tuvo a la heroica ciudad de Tacna como ciudad anfitriona.