La ONU retira a cuatro funcionarios por participar en una fiesta de las FARC

93

Desde el primero de enero, en Colombia se habla de la fiesta de fin de año en uno de los campamentos en donde las FARC esperan su salida hacia las zonas en donde entregarán las armas y se desmovilizarán.

Un vídeo, revelado por la agencia EFE, en el que se ve a observadores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) bailando con guerrilleras ha generado diversas opiniones y este jueves se ha anunciado que el organismo internacional apartará a cuatro de sus funcionarios del acompañamiento que se está haciendo al proceso de paz en Colombia.

En un comunicado, la Misión de la Organización de las Naciones Unidas asegura que tras “concluidas las investigaciones sobre las circunstancias en las cuales observadores de la ONU participaron en el festejo del 31 de diciembre del 2016 en un punto de preagrupamiento temporal de las FARC, la Misión de la ONU en Colombia ha tomado la decisión de separar de su servicio a tres observadores presentes en la ocasión y a su supervisor directo”.

La ONU insiste en su comunicación la determinación de verificar con total imparcialidad los compromisos de las partes sobre el cese al fuego y de hostilidades, así como la dejación de armas.

El Gobierno colombiano había presentado su protesta por este hecho, mientras que las FARC habían defendido la gestión del organismo. “No es un insignificante acontecimiento, es por el contrario un hecho histórico que inaugura en el país una era de paz luego de más de medio siglo de conflicto social y armado”, había señalado en un comunicado el bloque Martín Caballero de las FARC, que participó en la celebración realizada en cercanías del caserío Conejo, en el departamento de La Guajira.

Por su parte, la ONU ha anunciado que la próxima semana habrá una reunión para analizar cómo ha sido el apoyo al proceso de paz en Colombia, en donde todavía su labor de verificación de la entrega de armas no ha empezado.

Sectores de la oposición, como el Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe, rechazaron la actuación de los observadores de la ONU con las FARC, argumentando que ese tipo de convivencia podría perjudicar su labor. El organismo internacional tiene cerca de 400 observadores en el país que tienen como misión garantizar que se cumplan los compromisos pactados en el acuerdo de paz en su primera fase, en la que el desarme es uno de los puntos principales.

La tensión que ha generado el vídeo en el que se ve a miembros de la ONU y las FARC celebrando el fin de año, coincide con la visita que este jueves hará el presidente Juan Manuel Santos a la sede local de Mesetas (Meta), en donde recibirá un informe de las zonas veredales temporales de normalización, que se ha anunciado que estarán listas antes del final de este mes para iniciar con el movimiento de la guerrilla hacia esos territorios, en donde harán su tránsito a la vida civil.