Junio el Mes de la Cultura Afroperuana

466

En el 2006, el Congreso de la República declaró el 4 de junio como el Día de la Cultura Afroperuana, que coincide con el nacimiento de uno de los máximos exponentes afrolatinoamericanos: Nicomedes Santa Cruz; sin embargo, un día de celebración no era suficiente. Veinticuatro horas no bastaban para visibilizar todo el aporte que los afrodescendientes han sumado al deporte, a la comida, a la historia, al baile y a la música, pero, sobre todo, no era suficiente para que la sociedad realmente reconozca a los afroperuanos como una comunidad. Hoy, tras años de lucha, el Perú festeja todo junio el Mes de la Cultura Afroperuana.

Las actividades preparadas para este 2016 no solo se realizarán en Lima, sino también en Ica, Lambayeque, Piura y Tacna. Susana Matute Sharún, directora de Políticas Para la Población Afroperuana del Ministerio de Cultura, afirma que cada año se difunden más sus costumbres para que la población las adopte como parte de su identidad y así dejen de lado la exclusión. “Si bien la gente va a ver el espectáculo de danza y música, también escuchan los conversatorios y terminan uniéndose a nuestra lucha”.

EL APOYO ES TIBIO
Los gestores de esta celebración reconocen que ha habido más trabajo en equipo y el soporte de algunas entidades del Estado; sin embargo, aún sienten que ese apoyo es tibio. Aseguran que no hay una apuesta total por la cultura afro, a pesar de que el cajón, un instrumento de percusión afroperuano, ha sido reconocido como un símbolo patrio.

Para Pierr Padilla, músico y bailarín de ritmos negros, lo afro resalta, sobre todo, en la música, pues la considera exportable. “Es un sello peruano que merece ser reconocido, por eso el Gobierno debe firmar el plan de desarrollo de la población afroperuana, porque logrará que se preste mayor atención a nuestro arte”, explicó.

El Mes de la Cultura Afroperuana se celebra aquí y ahora. El ritmo y el sabor están más que garantizados en todas sus actividades.