La selección brasileña dejó hoy por fuera a Chile del Mundial de Rusia 2018 tras ganar por 3-0 en Sao Paulo con goles de Paulinho y Gabriel Jesús, que anotó dos, en el cierre de las eliminatorias suramericanas. El combinado de Juan Antonio Pizzi, bicampeón de América, resistió durante el primer tiempo en el Allianz Parque pero un inicio arrollador de Brasil en el segundo 'asalto' privó a los chilenos de disputar su tercer mundial consecutivo.

Gabriel Jesús puso la puntilla al equipo austral con el tercer gol en el tiempo de descuento de la segunda mitad.

Con la victoria, Brasil, que ya estaba clasificada, alcanza los 41 puntos y pone un broche de oro a una fase de eliminatorias que ha liderado con puño de hierro desde que el técnico Tite asumió el cargo.

Los dos equipos rompieron el teórico pacto de no agresión desde el inicio. El primero en avisar fue Chile con un cabezazo de Vargas cuando los aficionados del Allianz Parque estaban todavía acomodándose en sus asientos.

Fue de lo poco que hizo la Roja en ataque durante el primer tiempo porque a partir de ahí comenzó un monólogo pírrico de Brasil que solo se vio interrumpido con alguna incursión de Beausejour por el lateral izquierdo y la eterna lucha de Alexis Sánchez en punta.

Al cuarto de hora, una indecisión de Chile en la salida del esférico dejó a Neymar solo ante Bravo, quien salvó con la pantorrilla el primero para los locales.

En las gradas, la afición verde-amarilla, en comunión con la Roja, estallaban de alegría con el gol de Ecuador a Argentina. Querían ver a Lionel Messi fuera del Mundial y no lo escondieron.

Sobre el césped, Tite no estaba del todo satisfecho con lo visto, pues a pesar del escaso control del rival, lo cierto es que el centro del campo brasileño estuvo maniatado de pies y manos por los chilenos, liderados en la medular por un sorprendente Charles Aránguiz, recuperado in extremis.

Gabriel Jesús, que cabeceó alto un centro medido de Renato Augusto en una oportunidad clarísima, Neymar y Coutinho buscaban romper la muralla austral con balones a la espalda de la defensa y triangulaciones rápidas que poco incomodaron la meta de Bravo.

Chile ganó enteros con el paso de los minutos y desesperó a Neymar, al que tuvieron que separar en la bocana de vestuarios de un jugador chileno tras un lance sobre el césped.

En la reanudación, la charla de Tite hizo efecto porque Brasil subió de revoluciones y atropelló con dos tempraneros tantos.

Paulinho asestó el primer golpe al aprovechar un desafortunado rechace de Bravo en un lanzamiento de falta de Daniel Alves.

El gol desconcentró por completo a los de Pizzi y en un contragolpe tras robo de Coutinho, Neymar le regaló el gol a Gabriel Jesús, que remató a placer.

Las dos zarpazos fueron una auténtica losa para los chilenos que veían como se les escapaba de las manos disputar un nuevo mundial después de haberse proclamado por dos veces campeón de América.

Alexis Sánchez casi aprovecha un despiste de la zaga brasileña y recorta distancias; el resto de los jugadores chilenos con más fuerza que cabeza y un auténtico manojo de nervios difícil de controlar.

Brasil entonces reanudó el monólogo que había interrumpido en la primera mitad y aumentó las diferencias en el tiempo de descuento con otro contragolpe finalizado por Gabriel Jesús, mientras Claudio Bravo volvía corriendo para su portería.

La clasificación de Chile varió en toda la jornada. Por minutos, estaba en la repesca, por momentos estaba fuera, pero el empate entre Perú y Colombia los dejó definitivamente sin opciones de ir a Rusia.

Con la victoria ante Chile, que precisamente había ganado a Brasil en la primera ronda por 2-0, Tite se convierte en el primer seleccionador de la Canarinha en derrotar a las otros nueve combinados suramericanos en una misma edición de las eliminatorias.

Login Form

En Linea

Hay 52 invitados y ningún miembro en línea

Nuevos cursos