×

    Error

    There was a problem loading image ninofuego.png

    There was a problem loading image game1.jpg

    There was a problem loading image montain.png

    There was a problem loading image heladomalo.png

    Autor: Freddy Gambeta
     
    Mucho antes que el sol de los Inkas
    en las entrañas del Arunta naciera,
    muho antes del que chupiquiña y el Tacora
    dieran los primeros alaridos;
    una lluvia de estrellas
    de los alto del cielo descolgarse
    y entre un bosque de vírgenes vilcas
    bordó en lo profundo un nombre: TACNA.

    Autor: Enrique López Albujar
     
    Allá viene la bandera
    la bandera roja y blanca.
    Cien mujeres la rodean
    cual collar a una garganta,
    y cien manos, echas nudos,
    la mantienen levantada.
     
    Cien mujeres que le arrullan,
    cien mujeres que le cantan
    y la inciensan con el humo
    de sus férvidas miradas,
    y cien manos que al fin pueden,
    tras de espera triste y larga,
    cuando ya de esperar tanto
    parecían fatigadas
    recogerla, reverentes,
    ya la luz del sol pasearla.
     
    Ya se acerca la bandera,
    ya se acorta la distancia,
    ya sus franjas rojas veo
    enlazadas a otra franja,
    como labios que exhibieran
    reventona, una flor blanca.
    Y al mirar ese exultante
    simbolismo de la Patria
    mis pupilas se húmedecen
    se estremecen mis entrañas.
     
    Oigo voces clamorosas
    y estallidos de fanfarrias,
    y metálicos sonidos,
    y fragor de cablagatas,
    que entrechocan y se quiebran,
    que se funden y desgarran,
    y traídos en jirones
    por el viento, pasa, pasan,
    oreándome kla frente,
    provocándome las lágrimas
    y dejándome en el pecho
    una dulce resonancia.
     
    Yo quedo tras de ella el arco
    que, triunfal, atravesara.
    De ventanas y balcones
    adorables barricadas
    tras las que el hechizo acecha,
    y hacen fuego las miradas
    vuelan flores como pájaros,
    perfumándola al besarla,
    y saludo fervoraosos
    y derroche de palmadas.
     
    Diezjinetes, con sus sables
    anhelantes de estocadas,
    refulgentes, sobre el hombro,
    la presiden anunciándola.
    Diezjinetes impasibles,
    altaneras las miradas;
    diez jinetes que pisando
    van los aires de una marcha
    carne híbrida y oscura,
    pero de prosapia incaica.
     
    Diez jinetes de esos mismos
    que Bolívar bautizara
    con un nombre que es victoria,
    bizarría y arrogancia;
    de esos que desmelenaron
    en Junín al león de España.
     
    Ya la tengo frente a frente,
    ya delante de mí pasa,
    como una hostia bajo un palio,
    como virgen sobre un anda,
    y al mirada me conmuevo
    y de hinojos cae mi alma.
    Un fervor de Corpus Christi
    brilla en todas las miradas,
    un fervor que es fe y amor
    optimismo y esperanza;
    un fervor que va exaltando
    y diciéndole a las almas;
    " Este día es un grán día
    y el más santo para Tacna,
    porque en él se unió su cuerpo
    con el cuerpo de la Patria".
     
    ¡ Ah, qué hermosa es la bandera,
    la bandera roja y blanca!
    ¡con qué amor la venIas ojos!
    i con qué unción las bocas cantan
    y se rinden las cabezas,
    descubiertas, en dos alas!
    Va mecida entre una pléyade
    de doncellas y de damas,
    entre vidas que comienzan
    y entre vidas que se acaban;
    por las unas bendecida,
    por las otras adorada
    y sintiendo todas, todas,
    en lo íntimo del.alma,
    sus palpitaciones rojas,
    sus palpitaciones blancas.
    Van tras de ella los clarines
    dando voces semitrágicas
    y a la pompa del cortejo,
    una bélica prestancia.
     
    Y los húsares gloriosos
    cascos, sables, bronce, plata,
    Juventud, pujanza, fuerza,
    orgullosos, escoltándola.
     
    Y cerrando la vistosa
    y tremante cabalgata
    niñas, niños, mozos, mozas,
    ofrendados por el aula;
    niñas, niños, mozas, mozos,
    que en los ecos de su marcha,
    al compás, van repitiendo:
    " Aquí va también la Patria ",
    a la vez que de sus pechos,
    como lírica cascada,
    brota un himno nuevo, hermoso,
    que aquí sólo se oye y canta;
    aquel himno que es pan nuestro
    de la escuela y de la casa.
     
    Ya se aleja, ya se pierde
    la bandera roja y blanca;
    ya la voz de los clarines
    y el chasquido de las palmas,
    y el tronar de los petardos
    y el clamor de las gargantas
    se han fundido en una sola
    nota débil, fría, vaga.
    Sólo quedan flores, flores
    que parece que lloraran,
    ha un instante frescas, vivas
    y ya en tierra deshojadas;
    y en los rostros alegría,
    y emoción en las palabras,
    ésa que al pasar despierta
    la bandera roja y blanca.

    Autor: Livio Gómez

    El arremeter de la bravura
    en defensa de la patria
    y un palpitar de intensidades
    en trance de incendiario amor.
    Tal su poesía,
    su poesía de fusil y de coraje,
    su poesía de amor y de quebranto.

    Autor: Luis Calderón Albarracín

    La fuente de mi Tacna es
    un cofre burilado de luz,
    un ángel dormido en el centro de la ciudad,
    es flor verde azul de la estación
    fundidas por las sabias manos del amor,
    al lado, orgulloso a los cielos
    anida floreando
    el rojo blanco pabellón
    y a los cuatro vientos
    vive soñando
    una hermosa glorieta en flor.
    Tacneño, paisano, amigo forastero
    cuando mires y aprecies la fuente
    de la eterna estación
    tus ojos y tus sueños
    siempre en ella hallarán
    un hondo motivo de inspiración;
    verás volar con los ojos de la imaginación
    arco iris de colores, estelas de luces
    lluvias de bengala y cruzar el cielo
    serpentinas de fuego
    alumbrando mil primaveras en tu corazón;
    verás volar enjambres de mariposa de seda
    por las tardes entre lilas de color.
    ¡Oh fuente del corazón!
    Cofre de los recuerdos
    miel para nuestros ojos
    flor de luz, talismán de catedral
    joya singular de ese lar de mis amores.
    La Fuente de mi tierra
    ¡QUÉ LINDA
    SE HA PUESTO HOY!

    Autor: Isabel López Albújar

    Mujer tacneña valiente,
    heroica digan heredera,
    de tradición.
    Mira el futuro
    con fe, con gloria,
    eres promesa de la nación.

    Mujer tacneña,
    Sigue adelante, con esperanza, con mucho amor,
    No te amilanes
    En los combates
    Demuestra al mundo
    Tu gran valor.

    Mujer tacneña
    con gran tesón
    ve hacia l cumbre.
    ¡Es tu misión!

    Página 1 de 2

    Información Tacna

    En Linea

    Hay 24 invitados y ningún miembro en línea

    Tacna Virtual .com